Como combatir el herpes labial

Un ejemplo de como combatir el herpes labial es secando la llaga, ya que de esta manera tu cuerpo puede eliminar el pus que hay dentro sin que la misma llaga reviente. Para ello puedes emplear algunos remedios caseros que te daré aquí.

consejos para combatir el herpes labial

Como combatir el herpes labial con remedios caseros

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un gran remedio casero para curar el herpes, secando las llagas y evitando la propagación de las mismas.

bicarbonato para combatir el herpes labial

Este remedio es muy barato y eficaz. Para aplicártelo sobre las heridas, solo tienes que echarte un poco sobre la ampolla, bien sea seco o mezclándolo con un poco de agua para obtener una pasta con consistencia.

El bicarbonato de sodio secará la ampolla del herpes labial y en el mismo día que lo apliques, notarás que la llaga se ha achicado, quedando más vacía de pus y regresando a la forma natural de la piel. Este remedio lo puedes aplicar dos veces al día, teniendo cuidado de no raspar la ampolla con el bicarbonato.

Y te recomiendo además que al utilizar tus dedos sobre el bicarbonato, los laves después de ponerte el producto sobre la llaga, ya que si los vuelves a introducir contaminarás el otro bicarbonato. Siempre lávate bien después de terminar la aplicación.

La sal podría ofrecer una función similar a la del bicarbonato, pero al ser más refinado, o sea más pequeño, el bicarbonato puede actuar más rápido sobre la herida. Por tanto, te recomiendo que consigas bicarbonato, y solo en casos de que no haya más opción utilices la sal.

Yogur

Un rico yogur es también candidato para tratar el herpes labial, y eso se lo puedes agradecer a sus propiedades antivirales y a que trata la piel para dejarla en perfectas condiciones.

El yogur contiene muchos compuestos necesarios para la cicatrización y curación de la piel. Cuando tienes una llaga de herpes, el yogur puede actuar sobre esta disminuyendo el dolor y sanándola progresivamente.

Para aplicarte yogur sobre la ampolla, puedes utilizar tu dedo o trocitos de algodón. Al igual que con el anterior remedio de como combatir el herpes labial, ten cuidado de no contaminar el yogur restante. Si te sobra, guárdalo en la nevera y sácalo solo cuando lo vayas a utilizar nuevamente.

No te lo comas y no permitas que nadie más lo haga. Debes ponerlo en una bolsa que indique que no deben comer, ya que así evitarás que alguien, incluyéndote tú mismo, tenga una infección de herpes. Si no piensas utilizarlo más, simplemente deséchalo.

Este remedio te recomiendo aplicártelo dos o tres veces al día.

Mielremedio con miel para curar el herpes labial

La miel es igual de efectiva que el yogur, con la diferencia de que esta le otorgará a tu piel los beneficios de desaparecer las cicatrices después de sanarte la llaga. Puedes aplicarte miel en cualquier momento y nadie lo notará. Es un remedio casero muy disimulable, salir afuera con el remedio puesto sin llamar la atención.

Aplícate miel sobre la llaga utilizando tus dedos, de la misma manera que con los remedios anteriores. También puedes utilizar el algodón. Y recuerda no contaminar nada y evitar que alguien se coma la miel que uses para este remedio.

Bálsamo de limón

El bálsamo de limón es un remedio ampliamente utilizado para tratar muchas enfermedades. Y yo personalmente lo recomiendo para sanar el fuego o herpes labial.

Este remedio es muy eficaz, fácil de usar y no tienes que gastar dinero, si cuentas con un limón en tu cocina.

Toma un limón, pártelo por la mitad y utiliza el jugo para aplicártelo sobre la llaga, de la misma manera que todos los remedios anteriores.

Aloe vera

Este es el último remedio casero de como combatir el herpes labial, y está de último porque no solo puedes utilizarlo para sanar la llaga más rápido, también lo puedes emplear para después de la sanación de esta, para hacer que la cicatriz desaparezca más rápido.

Consigue sábila y extrae el gel que tiene dentro. Te recomiendo partir solo un pedacito de una hoja, de modo que puedas conservar el resto y solo emplear el poco que utilizarás. Emplea los dedos o algodón de la misma manera que con los remedios anteriores. Aplícate el aloe vera dos o tres veces al día.  Puedes dejarlo durante la noche si quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *