Remedios caseros para curar el herpes genital

El herpes genital es un virus que afecta a muchas personas, principalmente porque no siempre se sabe cuándo se tiene este virus, a menos que se realice un examen adecuado. A pesar de ello, los remedios caseros para curar el herpes genital son una gran manera de quitar las ampollas y el dolor que estas provocan.

Pero antes, te recomiendo que leas mi historia y cómo acabé con el herpes genital para siempre haciendo click aquí

Aquí voy a hablarte de unos cuantos remedios que son muy efectivos y que te pueden servir.

remedios caseros para curar el herpes genital

Continúa leyendo y descubre como curar el herpes genital de forma natural.

Remedios caseros para curar el herpes genital

Curar el herpes genital con limónlimón para curar el herpes labial

El limón es un gran remedio casero, porque en él hay muchas propiedades que la mayoría de las enfermedades y virus no pueden tolerar. Por ejemplo, puedes eliminar las bacterias del herpes utilizando el extracto de un limón. Para ello solo tienes que emplear un paño empapado en este poderoso y natural líquido.

Cuando lo apliques, sentirás que el ardor te molesta mucho, pero eso es muy bueno, ya que el limón actúa de inmediato matando las bacterias.

Después de que la primera aplicación haya secado, puedes volver a aplicarte. Con dos aplicaciones bastará para que quedes libre de las de las bacterias.

Té negro para el herpes genital

El té negro es un antiviral que la naturaleza nos ha proveído. Puede hacer que el virus del herpes no siga provocando más brotes de ampollas. Por tanto, te recomiendo que te apliques rápidamente este remedio, pues así evitarás que te aparezcan más llagas mientras intentas curarte.

Toma una bolsita de té negro y ponla en agua hirviendo. Después deja que se enfríe y, entonces, aplícate este remedio sobre las ampollas utilizando un paño limpio. También puedes utilizar algodón en pedacitos, pero utiliza solo uno cada vez que apliques, sin volver a sumergirlo en el recipiente con la infusión de té negro.

Puedes aplicarte dos veces este remedio o más. Deja que se seque por cada aplicación que hagas.

>>> Haz click aquí para saber cómo acabé con el herpes de mi cuerpo de por vida <<<

Sábila para sanar el herpes genital

La sábila tiene por dentro el aloe vera, una gran sustancia que toda mujer adora por el efecto que causa en el cabello y la hidratación y regeneración que le da a la piel. Asimismo, puede funcionar para curar el herpes genital.

Este gel te lo puedes aplicar simplemente utilizando la yema de tus dedos, untándolo por toda la zona afectada.

Deja que el gel actúe por lo menos 20 minutos sobre las ampollas. También puedes dejarlo toda la noche. Es importante que si lo haces, utilices ropa interior cómoda. Puedes emplear para ello, ropa de algodón.

Hielo para curar el herpes genital

hielo como remedio para curar el herpesTanto el hielo como las compresas frías son una gran opción para calmar el dolor que las ampollas del herpes genital provocan.

Estos harán un cambio de temperatura brusco sobre la zona afectada, y de esa manera te permitirán sentir un alivio rápido contra el dolor del herpes genital.

Si te aplicas hielo, procura tener cuidado con lo que tocas del refrigerador, pues no querrás infectar a nadie más, ya que este virus es muy contagioso. Ten siempre cuidado de no tocar algo que pueda contagiar a alguien más y lávate las manos después de tocar la zona afectada.

En caso de que no tengas compresas frías, estará bien que te apliques compresas calientes.

Pero, sea cual sea la que utilices, no la dejes por mucho tiempo sobre la zona genital, ya que la piel de esa zona es muy delicada.

Eliminar el herpes genital con bicarbonato de sodio

Si quieres secar las llagas que supuran del herpes genital, utiliza bicarbonato de sodio. Este remedio es muy efectivo, no solo porque seca las llagas, sino también porque crea un entorno alcalino para el herpes, y este tipo de medio no es favorable para su actividad.

Aplícatelo utilizando la yema de tus dedos, para espolvorearlo cuidadosamente sobre las llagas.

Déjalo que actúe por un tiempo prudente hasta que notes que no absorbe más humedad. Después de que haya actuado, lo puedes retirar utilizando agua o el remedio natural siguiente.

Sal de Epsom para secar el herpes genital

Emplea dos sobres de sal de Epsom, para vaciarlos en una bañera con agua caliente. Revuelve bien para disolver y deja que tome una temperatura adecuada. Luego sumérgete en ella por 15 minutos.

Después de que pase el tiempo, podrás secar la zona afectada utilizando un ventilador.

Con estos remedios caseros para curar el herpes genital, conseguirás reducir el dolor y la duración de los brotes de herpes, pero lo importante es eliminarlo por completo de tu cuerpo para no volver a sufrir más brotes.

Haz click aquí para ver cómo hice para eliminar el virus de mi cuerpo.

Latest Comments
  1. Mary1
    • admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *