Cómo tratar el herpes genital

En este artículo aprenderás cómo tratar el herpes genital de forma casera. Te daré varios remedios con los que puedes ir sanando de forma segura y efectiva las ampollas que provoca el virus del herpes.

tratamiento natural para el herpes genital
 

Cómo tratar el herpes genital con remedios caseros

Como has leído, te explicaré cómo tratar el herpes genital con remedios que podrás elaborar en tu propia casa. No debes preocuparte, se trata de algo seguro y sencillo pero muy efectivo. Solo te pediré que sigas al pie de la letra las instrucciones que te daré para estos remedios, pues recuerda que las ampollas del herpes genital son muy delicadas.

Hielo

En primer lugar, tienes que aplicarte hielo, que te permitirá aplacar el dolor, gracias a que creará un cambio brusco en la temperatura la zona. Los impulsos nerviosos que recibirá tu cerebro por parte del dolor del herpes serán menos eficaces.

Para aplicarte el hielo, puedes tomar una bolsa llena con cubitos de este, teniendo cuidado de no dejarla puesta por mucho tiempo, ya que la piel en esta área suele ser bastante sensible y podría quemarse con el hielo.

Otra opción que tienes es aplicarte una compresa fría o caliente. Ambas funcionan muy bien, pues te ayudarán a calmar el dolor en poco tiempo.

Limón

limón para curar el herpes labialDespués del alivio que traerá el hielo, tienes que emplear uno de los remedios caseros para el herpes más conocidos. Se trata del limón, un fruto poderoso contra el herpes genital y labial.

Tienes que aplicártelo usando algodón empapado con el jugo de esta fruta. Parte el limón en dos y exprime ambas mitades, luego emplea trocitos de algodón para cada aplicación en la zona. No uses el mismo trocito para una nueva aplicación, ya que echarás a perder el remedio.

Debo mencionarte que esto puede arder, pero en unos momentos dejará de ser muy intenso el dolor. En caso de que no lo soportes, aplica nuevamente el hielo.

El limón matará muchas bacterias que hayan proliferado a raíz de las ampollas. Solo déjalo actuar; aunque arda, valdrá la pena.

Miel

La miel, un delicioso y nutritivo alimento, tiene grandes propiedades curativas que pocos conocen. Si bien es para comer, también la puedes aplicar como tratamiento natural para el herpes. Hazlo del mismo modo que te aplicaste el limón. Deja que actúe por 20 minutos.

Té negro

te negro para curar el herpes labialEste otro remedio para el herpes genital consiste en un antiviral natural muy efectivo contra este virus. Se trata del té negro, que puedes aplicarlo de la siguiente manera.

Primero prepara una infusión con dos bolsitas de té negro, pues se requiere una buena concentración. En caso de que no tengas té negro, consigue té verde, para sustituirlo. Una vez que tengas lista la infusión, deja que esta adquiera una temperatura que puedas tolerar y, entonces, empapa trocitos de algodón de la misma manera que para el remedio de limón.

La aplicación será la misma, cuidando de no usar un trocito de algodón que ya haya sido pasado sobre las ampollas, para evitar la contaminación de todo el remedio.

El té negro combatirá al virus desde afuera si lo aplicas de la forma que te acabo de describir, pero también tienes la opción de beberte la infusión. Incluso puedes hacer ambos tipos de aplicación.

Te recomiendo que dejes el remedio por una media hora o hasta que notes que se ha secado.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio tiene por objetivo quitar la máxima cantidad posible de humedad en las ampollas. Para ello solo tienes que espolvorearlo con tus dedos.

Procura que el bicarbonato de sodio esté nuevo y sin usar. Así estarás seguro de que no afectarás su capacidad de absorción y de que no está contaminado.

Aplícalo y retíralo con cuidado. Deja que absorba. Quizá tengas que aplicarte una o dos veces más, para poder quitar una buena cantidad de humedad.

Aloe vera

Por último, puedes aplicarte el aloe vera en las ampollas, para lograr cicatrizar y reparar el tejido más rápido. Simplemente consigue una hoja de sábila, pártela y extráele el contenido.

Deberás usar la cantidad suficiente de aloe vera. Mi recomendación es que la dejes actuar por toda la noche, así tu cuerpo aprovechará todas sus propiedades y podrás sanar más pronto. Úsalo hasta que desaparezca el herpes genital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *